Mercedes-Benz

Nuevo EQS de Mercedes-EQ

05.05.2021

Nuevo EQS de Mercedes-EQ
Este coche, equivalente 100 % eléctrico del Mercedes Clase S. Y como tal es el nuevo buque insignia de la marca. No solamente es imponente, lujoso y potente (hasta 760 CV), sino que también cuenta con detalles técnicos inéditos, como el coeficiente de resistencia aerodinámica Cx más bajo de la historia para un coche de serie o una frenada regenerativa digna de un KERS.


El Mercedes-Benz EQS es un coche formato limusina, mide 5,22 m de largo por 1,93 m de ancho y 1,51 m de alto. A modo de comparación, el Mercedes Clase S mide 5,18 m de largo en versión corta y 5,30 m con el chasis largo. Eso sí, tiene una batalla de más de 3,20 metros, con unos voladizos muy cortos.


Y sin embargo, su línea parece más fluida que la del eterno Clase S. Es más, parece que sea el concept car Vision EQS del Salón de Fráncfort de 2019 al que han puesto unas matrículas. De perfil, parece que todo el diseño se resuma al trazo de una única línea desde los faros hasta las luces. En todo caso, aerodinámico, pues Mercedes anuncia un Cx de 0,20.


Todo un récord que no solo es fruto de la línea del modelo, también se debe al carenado de los bajos, a la calandra cerrada (al estilo del Mercedes EQC), a los tiradores escamoteables de las puertas, a las lunas sin marcos o al capó clamshell (que se extiende hasta los pasos de rueda), por ejemplo. De hecho, el capó sólo puede se abrir en el taller oficial y la única forma de rellenar el líquido lavaparabrisas es a través de una escotilla en la aleta izquierda.


Lógicamente, si el capó solo se puede abrir en taller, delante no cuenta con maletero. Aun así, dispone de un maletero de 610 litros (60 litros más que los que ofrece la Clase S) y llega hasta los 1.770 litros guardan los asientos traseros abatibles.


Más que el diseño exterior, lo que más impresionará a los clientes y pasajeros  es la presentación interior. Con su pantalla formato XXL, Mercedes reinventa el salpicadero. Bueno, la pantalla es el salpicadero, no hay un tablero al uso. En realidad, bajo un cristal ligeramente curvado de 1,41 m de largo nos encontramos con tres pantallas digitales.


Obviamente, no hay botones físicos de ninguna clase, sólo dos salidas de aire redondas en los extremos de la pantalla. El cuadro de instrumentos y la pantalla delante del asiento delantero miden 12,3 pulgadas, cada una, mientras que el display central mide 17,7 pulgadas de diagonal. Las partes táctiles tienen una respuesta háptica, en un intento de emular botones físicos.


Por si fuera poco, el fabricante propone un head-up display, cuyo tamaño proyectado frente a los ojos del conductor se correspondería con el de una pantalla de 77 pulgadas. Para los que no hayan optado por esta pantalla gigante, el EQS de acceso a gama propondrá un salpicadero similar al del Clase S, con un cuadro de instrumentos de 12,3 pulgadas y una pantalla central táctil de 12,8 pulgadas en un verdadero salpicadero.